OPATIJA-PULA-ROVINJ-POREC-LJUBLJANA-ZAGREB,

PLITVICE-ZADAR-TROGIR-SPLIT-DUBROVNIK

Del 21 al 28 Abril 2018 - Pídenos cotización para otras fechas

8 DIAS / 7 NOCHES

 

          icono pdf                

PROGRAMA DE VIAJE

Opatija, Pula, Rovinj, Porec, Ljubljana, Zagreb, Parque Nacional de Plitvice, Zadar, Trogir, Split y Dubrovnik

Día 1º - VENECIA – OPATIJA

Llegada al aeropuerto de Venecia. Después de las formalidades, salida hacia Opatija, la ‘Reina del turismo’ en Croacia. Desde finales del siglo XIX, Opatija ha sido el centro de salud de invierno de Europa Central. Hoy en día cuando llegan el invierno y el verano, Opatija se convierte en la perla más grande en la Bahía de Kvarner. Alojamiento en el hotel. Cena de bienvenida en el restaurante local.

Día 2º - OPATIJA – PENINSULA DE ISTRIA (Pula, Rovinj y Porec) – OPATIJA

Desayuno en el hotel. Día a disposición para explorar las perlas de la península de Istría.

El mar azul, la piedra blanca y el territorio interior verde son los colores de Istría, la mayor península croata. El interior verde de Istría es un contraste total entre el litoral azul y las ciudades acrópolis que, entre el sueño y la realidad, dibujan la estrecha línea que divide la realidad de la quimera. Y crean así su propio cuento… Esta península caracterizada por su forma de corazón, profundamente inmersa en el azul y transparente mar Adriático, es un oculto vergel de bellezas, que abre sus puertas a la cálida y soleada región del Mediterráneo. Abra, sin pensarlo dos veces, esas puertas y sus vacaciones de ensueño se harán realidad. Esta acogedora tierra multicultural recoge felizmente, en un pequeño espacio, una gran heterogeneidad. Y mientras, con su mar cristalino, con limpios puertos y costas, con sus alegres barcas de pesca y con sus callejuelas calentadas por el sol, nos habla con el verdadero encanto del Mediterráneo. Conserva pintorescas ciudades medievales esparcidas por las colinas del interior de la península. Y respira con la paz y la serenidad de las regiones continentales que irresistiblemente nos hacen recordar las partes más hermosas de Toscana o Provenza.

Durante la excursión visitaremos:

Pula, en la punta sur de la península, es la mayor ciudad de Istría. Su población asciende a los 59.080 habitantes (2005). La ciudad tiene una larga tradición en la fabricación de vino, pesca, construcción naval, y turismo. Pula conserva un excepcional conjunto de ruinas de la época romana: el Anfiteatro con capacidad para 23.000 espectadores, donde tenían lugar los simulacros de batallas navales y los combates de gladiadores, la Puerta de Hércules (s. I a C.), el Arco de Triunfo y el monumental Templo de Augusto. Su origen mitológico se relaciona paradójicamente con un fracaso, el de unos colquídeos que, después de perseguir a Jasón para recuperar el Vellocino robado, fallaron en su empresa de capturarlo y no se atrevieron a regresar a su país, quedándose y fundando Pula. Al pasear por sus calles, disfrutando del lujo más exótico del siglo XXI, es decir, el cultivo orgánico del tiempo, la excitación va sustituyendo al cansancio, y el asombro, al agobio.

Luego, continuación hacia Rovinj y visita guiada.

La tranquila Rovinj resalta por ser una ciudad pintoresca de calles adoquinadas en la costa de Istría, una península en forma de corazón situada al Noroeste, en la frontera con Eslovenia. La población está circundada por colinas boscosas y pequeños hoteles; las trece islas boscosas del archipiélago de Rovinj ofrecen un maravilloso escenario marino. Este activo puerto pesquero está situado a poca distancia de navegación del histórico puerto italiano de Trieste, lo que explica la presencia de una considerable comunidad italiana. La catedral de Santa Eufemia domina la urbe desde sus 57 m de altura, y está considerado el edificio barroco más grande de Istría. Fue construida cuando Rovinj servía de baluarte para la flota veneciana. Los restos de Santa Eufemia se trasladaron desde Constantinopla en el año 800 d.C., quinientos años después de que fuera martirizada; cada 16 de septiembre los devotos se reúnen alrededor de su tumba. El acuario de Rovinj, de más de un siglo de antigüedad, alberga una excelente colección de fauna marina local, incluidos el venenoso pez escorpión y anémonas de muchos colores. El parque forestal de Punta Corriente, al Sur, resulta un lugar idóneo para nadar y contemplar el mar.

Después del almuerzo en el restaurante local, salida hacia Porec. Visita guiada de Porec.

Porec es el mayor centro turístico de la Península de Istría, lleno de vestigios de cuantas civilizaciones la dominaron a lo largo de la historia: romanos, bizantinos, seguidos de lombardos y francos, Venecianos, austriacos, el imperio napoleónico… En Porec se siente fuertemente la atmósfera de una ciudad mediterránea pequeña de piedra, con sus príncipes romanescos y su arquitectura Gótica. Las calles de Porec aún se arreglan a la manera característica de un Parentium romano. Un repertorio de templos romanos, hermosos en sus ruinas al igual que esas estatuas que no pierden la belleza por perder miembros, y, sobre todo, con la herencia de Bizancio, perpetuada en la Basílica de Santa Eufrasia, del siglo VI (declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco) es uno de los monumentos más hermosos del arte bizantino en el que destacan sus mosaicos bizantinos de oro en el crucero central y en el suelo. En esta catedral durante el verano se ofrecen numerosos conciertos.

Por la tarde regreso a Opatija. Cena en el restaurante local.

Día 3º - OPATIJA – LJUBLJANA – ZAGREB

Desayuno en el hotel. Por la mañana salida hacia Ljubljana. Al llegar, visita guiada de la ciudad.

Ljubljana, Eslovenia, es una de las ciudades con más encanto de Europa. En sus edificios se puede ver una espectacular evolución artística, desde los estilos medievales hasta el modernismo. Su centro histórico está perfectamente conservado. En los barrios del Ayuntamiento y de los Caballeros de las Cruces podrá contemplar los edificios más antiguos de la ciudad, de la época medieval. Callejeando por sus calles se puede paladear el sabor más tradicional de la capital eslovena. En el centro histórico de Ljubljana, turismo significa visitar el ayuntamiento, uno de los edificios más notables. Se trata de una bella construcción de estilo gótico. Frente al ayuntamiento encontrará una preciosa fuente y una estatua de Hércules, datada en el siglo XVII. El Mercado Central es otro precioso edificio de Ljubljana, Eslovenia. Destaca su aspecto renacentista, aunque fue construido en la década de los 30 del siglo XX. Frente al mercado encontrará el puente triple, una maraña de tres puentes sobre el río Ljubljanica que conectan la ciudad medieval con la ciudad moderna, rebosante de rascacielos. En otro puente podrá acercarse al origen mitológico de Ljubljana, Eslovenia. Cuatro dragones custodian el Puente de los Dragones, de estilo art noveau. Se recuerda así que la ciudad fue fundada cuando el héroe griego Jasón derrotó a un dragón. A día de hoy, esta criatura sigue siendo el símbolo heráldico de la ciudad. La plaza Prešeren es otro de los lugares imprescindibles de la ciudad. En ella destaca la iglesia de la Anunciación, con una impresionante fachada barroca. La catedral de San Nicolás, también en la plaza, le ofrece unos espectaculares frescos de la época barroca. No se pierda sus puertas de bronce, donde se narra la historia de la villa. El castillo es uno de los grandes atractivos de Ljubljana, Eslovenia. Se construyó en el siglo IX y fue reconstruido en el siglo XV. Su interior destaca por su belleza y su encanto. Situado en lo alto de una colina, desde la fortaleza se puede admirar una de las vistas más bonitas de la ciudad. Por último, en el parque Tivoli podrá disfrutar de alguna de las muchas exposiciones temporales que se celebran bajo la sombra de los árboles. Este parque urbano es uno de los lugares más tranquilos y acogedores de Ljubljana.

Después del almuerzo en el restaurante local, continuación del viaje hacia Zagreb. Al llegar, visita guiada de la capital de Croacia.

Centroeuropea en apariencia y en espíritu, Zagreb conserva todavía la influencia de Viena y Budapest con las que ha estado relacionada durante tantos siglos, a diferencia del ambiente de las poblaciones costeras que han estado bajo la influencia de Venecia. La capital de Croacia, Zagreb, cuenta con casi 1 millón de habitantes (un cuarto de la nación) y es el centro económico, industrial y administrativo del país. La ciudad fue fundada en la Edad Media como dos asentamientos separados, Kaptol y Gradec, que actualmente conforman Gornji Grad. Kaptol era un centro religioso, construido en torno a la catedral, mientras que Gradec era la base de los artesanos y mercaderes que satisfacían las necesidades del clero de Kaptol. Aunque las relaciones entre ambas partes eran un tanto tensas, la gente de fuera consideraba la suma de ambas como una población única, a la que llamaban Zagreb (que significa "detrás de la colina").

Alojamiento en el hotel. Cena con espectáculo de folklore en el restaurante local.

Día 4º - ZAGREB – PARQUE NACIONAL DE PLITVICE – ZADA

Desayuno en el hotel. Por la mañana salida hacia Plitvice. Al llegar, visita al famoso Parque Nacional.

Plitvice podría ser conocido como el Paraíso de los Aguas, ya que cuenta con 16 pequeños lagos, además de múltiples cascadas y arroyos. Declarado Parque Natural por las autoridades de la antigua Yugoslavia en 1949, los Lagos de Plitvice han recibido el reconocimiento de la UNESCO como reserva natural desde 1979. El parque de Plitvice cuenta con 30.000 hectáreas de naturaleza impoluta. Si elegimos visitarlo entre semana y a primera hora cuando la “población” de turistas es menor, la contemplación de la mayor cascada del parque, de76 metros de caída libre, o los bosques de hayas producirá un efecto de paz que difícilmente nos podrá llegar con turistas alterando el silencio. Plitvice es sobre todo hayas (un 75%), bastante abeto y poco pino. Además, sapos amarillos, un puñado de linces, ciervos y cárabos, todos ellos escondidos de los peatones de Plitvice. En los paneles de entrada al parque de Plitvice la palabra más frecuente es travertino. Se refiere a ese milagro que convierte el musgo en roca conforme el agua va depositando cal y cal. Los 16 lagos resultantes están bautizados según los ahogados que las leyendas cuentan bajo sus aguas. Uno es el lago del Gitano; otro, el de la Abuela; también está el del Pastor Mile, y más cerca, el más grande de todos, el de las Cabras. Tiene 2,5 kilómetros de largo, una distancia más que razonable para hundir el optimismo de 30 cabras que confiaron demasiado en la fortaleza del hielo al huir de los lobos. Con mayor prudencia, hoy es posible cruzarlo en barca. Bajo estas pozas hay además joyas como el curioso cangrejo de río astacus, que utiliza el material calcáreo para revestir su caparazón haciéndose cada vez más de piedra. Y el proteo, una insólita salamandra que sólo habita por estas cuevas, sin ojos y sin pigmentación alguna, toda de color carne, como Dios la trajo al mundo. Plitvice fue, según la cartografía antigua, “el jardín del diablo”. Hoy ha recuperado su esplendor de edén, a pesar de haberse convertido en otro infierno durante la guerra, cuando guerrilleros serbios secuestraron el parque y amenazaron incluso con volar sus lagos. Por fortuna, la sangre no llegó al río. El rojo nunca ha sido un color dominante en la amplia paleta que muestran las aguas de Plitvice. El color de estos lagos puede ir desde el gris espejo de estanque finlandés hasta los transparentes turquesas de playa caribeña. El agua cambia de color de hora en hora y de orilla a orilla. Todo depende de mil factores, como la cantidad de minerales y organismos de las profundidades, las lluvias, el musgo o el ángulo de la luz.

Almuerzo en el restaurante local dentro del parque nacional. Por la tarde continuación del viaje hacia Zadar. Alojamiento en el hotel. Cena en el restaurante local.

Después del desayuno, realizaremos una visita panorámica por Dubrovnik.

Tendremos unos minutos para sacar fotos y de esta manera eternizar la belleza del paisaje que se descubre ante nuestros ojos. Después nos dirigiremos hacia la puerta de Pile, una de las puertas de entrada al casco histórico. Pasando por esta puerta nos adentramos a esta especial ciudad amurallada que casi no ha cambiado desde los tiempos medievales y que también se encuentra incluida en la lista de Herencia Mundial de la UNESCO. Visitaremos el palacio del rector, la Catedral, el monasterio franciscano y la farmacia, que es la segunda más antigua en Europa y la más antigua que aún se encuentra en funcionamiento.

Tarde libre.  Podremos aprovechar este tiempo para almorzar en un rico restaurante, tal vez dar una vuelta por las murallas, vagar por las callecitas de la ciudad o dar una vuelta en bote. Traslado al hotel, cena y alojamiento.

Día 5º - ZADAR – TROGIR – SPLIT

Desayuno en el hotel. Por la mañana encuentro con guía local de habla hispana para realizar la visita de la ciudad.

La trama urbana de su ciudad vieja data de la época romana, cuando fue fortificada y se construyeron sus murallas, torres y puertas de entrada, aunque la forma actual proviene de la Edad Media. Durante siglos, esta ciudad costera fue la capital de Dalmacia (región geográfica que comprende algo más de la mitad de la costa adriática croata). Durante la II Guerra Mundial sufrió grandes destrozos por los bombardeos, pero con el tiempo se ha ido reconstruyendo. Los principales puntos de interés de Zadar los encontramos en sus iglesias, especialmente en la iglesia de San Donato, un enorme edificio circular construido en el s. IX en estilo pre-románico (de ese periodo es la estructura más importante que se conserva en Dalmacia). Está construida sobre el antiguo foro romano, el más grande a este lado del Adriático. Fuera de la iglesia se puede ver una columna romana que se usó en la Edad Media para encadenar reos y dejarlos expuestos a la mofa y befa de los que pasaran por allí. Cerca de aquí tenemos la Catedral de Sta. Anastasia, basílica románica de los siglos XII a XIII que es la mayor catedral de Dalmacia. Enfrente de ella está la iglesia de Sta. María, con un bonito campanario románico de principios del s. XII. Y hay varias más, como las de San Crisógono o San Francisco. Otros puntos de interés son las murallas (en algún punto se puede subir a lo alto para tener buenas vistas), las viejas puertas de la ciudad (entre ellas destacan la Puerta de la Ciudad y la Puerta del Puerto, ambas del s. XVI), las plazas de los tres y cinco pozos, y varios palacios y villas de interés histórico. Por último citar el Órgano Marino (morske orgulje), un curioso elemento arquitectónico único en el mundo. Fue construido en 2005 sobre el muelle y está formado por un conjunto de sencillos pero elegantes escalones de mármol bajo los cuales hay 35 tubos afinados musicalmente con pequeñas oberturas al paseo marítimo. El movimiento de las olas del mar empuja el aire a través de los tubos y, dependiendo del tamaño y velocidad de la ola, suenan diferentes notas musicales, creando así sonidos armónicos aleatorios. Vale la pena sentarse en estos escalones y disfrutar de la vista sobre las islas vecinas mientras escuchamos este original órgano tocado por el mar (escucha como suena el Órgano Marino). Curiosamente, el famoso director de cine Alfred Hitchcock dijo una vez que la puesta de sol más bonita del mundo se podía ver desde este punto de Zadar.

Después del almuerzo en el restaurante local, continuación del viaje hacia Trogir. Visita guiada de la ciudad.

El casco histórico de esta armoniosa ciudad, inscrita en el Registro del Patrimonio Cultural de la Humanidad, es una de las concentraciones urbanas más bellas del Adriático. Recorrer Trogir, que existe en este espacio desde el siglo III, es una experiencia especial, aunque su parte central mida solamente 750 pasos, tal como una vez la midiera el antiguo historiador Pavao Andreis. Hasta nuestros días se conserva en el convento de San Nicolás un relieve del dios griego Kairos, dios del momento feliz, el cual se presentaba una vez en la vida de los hombres dándoles la oportunidad de que lo “agarraran por un mechón”. En las estrechas callejuelas de piedra de la ciudad, que también es llamada ciudad-museo, se han conservado hasta nuestros días palacios de antiguas familias nobles, y en sus iglesias y en los mercados de nuevo se nos presenta la abundancia del talento con el que sus artistas durante siglos han provocado la alegría de historiadores y de los visitantes de la ciudad y que han sido el orgullo de sus anfitriones. La ciudad actual de Trogir vive con el ritmo de una ciudad turística moderna y es el destino favorito de viajeros y navegantes a los que inspira con sus siglos de belleza pétrea, en el corazón del Adriático.

Por la tarde, llegada a Split y alojamiento en el hotel. Cena en el restaurante local.

Día 6º - SPLIT – STON – DUBROVNIK

Desayuno en el hotel. Por la mañana, traslado hasta Split para realizar la visita guiada de la ciudad.

Es difícil decir qué causa mayor impresión a los actuales visitantes de la ciudad: el casco histórico o la manera de vivir de sus habitantes. Porque la alegría de vivir al aire libre es el estilo de vida de los habitantes de Split: bebiendo café en la Riva, que sería como el cuarto de estar de sus habitantes, o a la sombra dentro de las murallas de piedra del Palacio de Diocleciano, que ofrecen frescura en los días de bochorno. Split con gusto pone a disposición de sus visitantes todas sus bellezas. La ciudad creció alrededor de la casa de descanso del emperador romano Diocleciano, quien nació cerca de allí en el año 245 d.C. Se retiró en el año 305 al palacio que había construido en Split y fue sepultado allí en el 313. Actualmente dentro del recinto de lo que fue el Palacio de Diocleciano se puede admirar una bellísima mezcla de edificios de todos los estilos que hacen de esta ciudad un lugar único e inolvidable.

Después del almuerzo en el restaurante local, salida hacia Dubrovnik. En el camino, parada en el pintoresco pueblo de Ston para degustar las ostras frescas.

La historia de las ostras como molusco con propiedades afrodisíacas proviene de los tiempos renacentistas en los que con gusto se degustaban en los banquetes de los nobles locales. La leyenda sobre las propiedades mágicas de este molusco no era un secreto para los emperadores austríacos que a menudo las incorporaban en su dieta... La fama de las propiedades afrodisíacas de las ostras se remonta tiempo atrás, cuando en los banquetes celebrados en Dubrovnik la nobleza de la República de Ragusa las degustaba con fervor. La leyenda de las propiedades mágicas de estos moluscos también era conocida por los emperadores austriacos, que las solían incluir en sus ágapes. Se trata de las ostras de la bahía de Mali Ston, la zona de la región de Dubrovnik donde se crían marisco en las aguas más limpias y claras del mundo. Según los gastrónomos, la mejor manera de servirlas es frescas, abiertas y rociadas con un poco de jugo de limón.

La zona de Ston estaba habitada durante el Neolítico, y está situada en el estrecho istmo continental de que conecta esta zona con la península de Peljesac. En 1333, esta zona estaba bajo la propiedad de la República de Dubrovnik, que inmediatamente comenzó la construcción de las ciudades de Ston y Mali Ston, con el segundo sistema de fortificación más grande en el mundo para la protección del fértil valle de Ston, de la península de Peljesac y de las salinas. Hoy la bahía de Mali Ston y Malo More (el Pequeño Mar) son zonas de naturaleza protegida en forma de reserva natural especial, justamente para la protección y desarrollo del cultivo de los moluscos y de las ostras.

Por la tarde, llegada a Dubrovnik. Alojamiento en el hotel. Cena en el restaurante local.

Día 7º - DUBROVNIK

Desayuno en el hotel. Por la mañana visita guiada de la ciudad.

Dubrovnik, una ciudad puramente mediterránea con trazos bizantinos y sabor eslavo, considerada como una de las urbes amuralladas más hermosas del mundo. Faltan calificativos para describir la bella “perla del Adriático”, la legendaria ciudad dálmata de Dubrovnik, de la cual el escritor irlandés y premio nobel de Literatura, Bernard Shaw, llegó a decir de ella “todos los que busquen el paraíso terrenal que la vengan a visitar”. Dubrovnik está considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1979. La ciudad amurallada cuenta con una vasta y densa historia. Tanto es así que llegó a constituirse como la República de Ragusa en el siglo XIV compitiendo con la boyante República de Venecia. Codiciada por bizantinos, turcos y árabes, Ragusa tenía su propia flota de guerra para defenderse pero al cabo de los siglos acabó claudicando en 1808 ante el acoso de las tropas napoleónicas que abolieron la república. Posteriormente, en 1815 pasó a ser una provincia del imperio Austro-húngaro, pasando a pertenecer tras la I Guerra Mundial a Yugoslavia. En 1991 durante la guerra serbo-croata, Dubrovnik sufrió un asedio de seis largos meses por tierra, mar y aire del ejército serbio y quedó literalmente devastada, aunque sus murallas quedaron intactas.

Almuerzo en el restaurante local y tarde libre. A los principios de la noche, subida en teleférico hasta la montaña de Srd desde donde se extiende una vista maravillosa a la ciudad amurallada y a los alrededores. Coctel en el bar con vista y Cena de despedida en el restaurante local.

Día 8º - DUBROVNIK – Salida

Desayuno en el hotel y tiempo libre. A la hora indicada, traslado al aeropuerto de Dubrovnik y…

***FIN DE NUESTROS SERVICIOS***

 

ALOJAMIENTO PREVISTO o similar
OPATIJA: Hotel REMISENS ADMIRAL 4*  o similar
ZAGREB:  Hotel INTERNATIONAL 4*  o similar
ZADAR:Hotel KOLOVARE 4*  o similar
SPLIT: Hotel CORNER 4*  o similar
DUBROVNIK: Hotel VALAMAR ARGOSY o VALAMAR LACROMA 4* o similar

 

EL PROGRAMA INCLUYE:

- Traslado aeropuerto - hotel – aeropuerto.
- Autobús a disposición desde la llegada hasta la salida (según programa). 
- Alojamiento en los hoteles 4*.
- 7 desayunos + 6 almuerzos + 7 cenas en los restaurantes locales. 
- Guías locales para las visitas de: Pula, Rovinj, Porec, Ljubljana, Zagreb, Zadar, Trogir, Split y Dubrovnik.
- Entradas a: Pula (anfiteatro), Porec (Basílica Eufrasiana), Plitvice (Parque Nacional, paseo en barco y en tren panorámico), Zadar (Iglesia de San Donato),  Trogir (Catedral), Split (Catedral, Sótanos de Diocleciano y Temple de Jupiter), Dubrovnik (Monasterio Franciscano con antigua farmacia y Catedral). 
- Degustación de los vinos locales y de las ostras frescas en Ston.

 

EL PROGRAMA NO INCLUYE:
- Billete de avión España – Venecia + Dubrovnik – España.
- Seguro de asistencia en viaje (Si quieres, te lo podemos cotizar).
- Bebidas en las comidas.
- Propinas.
- Extras personales (gastos de teléfono, mini-bar, propinas…).
- Cualquier otro servicio no detallado en el apartado anterior o en el itinerario.

 

PARA CONTRATAR ESTE CIRCUITO CONSULTE CON SU AGENCIA DE VIAJES